martes, 24 de agosto de 2010

HIGIENE DEPORTIVA


¿Qué Importante es la Higiene Personal?
HIGIENE PERSONAL

La ducha .-
La ducha es una práctica higiénica que no puede obviar ningún deportista después de la práctica deportiva, tanto de entrenamiento como de competición.

Además de su función higiénica de retirada del sudor y de la suciedad que se haya podido producir como consecuencia de la actividad física, sirve para disminuir la temperatura corporal que ha aumentado durante el esfuerzo y constituye un buen elemento de recuperación para el organismo.

Aunque la temperatura del agua se adecuará a la del tiempo estacional, es preferible utilizar una temperatura templada, pudiendo reducirla progresivamente. No es muy recomendable una temperatura fría inicial.

En caso de no poder realizar la ducha en la propia instalación, esta se realizará en el domicilio o lugar de hospedaje del deportista, sin que transcurra un tiempo excesivo entre la actividad y la ducha.

Es muy importante secar totalmente la piel y, especialmente, la zona interdigital y la zona inguinal.

La higiene íntima - La zona inguinal reúne unas condiciones de temperatura, de humedad y de sudoración que favorecen la irritación e, incluso, la infección sobre todo en condiciones ambientales calurosas.
          La irritación en esta zona provoca intenso prurito y a veces dolor que conviene prevenir mediante la limpieza y secado concienzudo, el cambio diario de ropa interior y después de la actividad física, evitando utilizar prendas o pliegues opresivos y usando prendas de fibras naturales.

El cuidado de los pies .- La mayor parte de disciplinas deportivas se realizan en posición de pie. Esto quiere decir que los pies soportan un gran estrés, especialmente en actividad. La capacidad de soportar ésta carga es limitada y se supera aparecerán diversos problemas, desde callosidades, rozaduras y ampollas, hasta lesiones por sobrecarga como metatarsálgias y fracturas de estrés.
          Es imprescindible usar u calzado adecuado a cada situación. Se debe extremar la limpieza y secado de los pies y de la zona interdigital después de la actividad. Se debe evitar la aparición de rozaduras y callosidades mediante el cepillado de las zonas de contacto con una piedra pómez después de la ducha. Por último hay que consultar con el médico la aparición de cualquier problema en los pies para proceder rápidamente a su solución.

El pelo .- Las personas que llevan pelo largo deben evitar que éste dificulte la visión, para lo cual lo recogerán de alguna manera.
          Las coletas largas y consistentes pueden producir lesiones oculares en rivales o compañeros, por lo que deberán sujetarse convenientemente.

Las uñas .- El estado de las uñas puede provocar dos tipos de problemas. Por una parte, puede causar lesiones a rivales o compañeros en caso de entrar en contacto con ellos si las uñas son muy largas.
         Por otra parte, un corte inadecuado o un mal cuidado de las mismas puede producir lesiones muy dolorosas como la uña encarnada que se produce en los pies por realizar cortes oblicuos de las uñas. Para evitarlo hay que cortar la uña recta dejando de los bordes laterales sobresalgan del extremo de los dedos. Las uñas de las manos se pueden cortar redondeadas.

LA EQUIPACIÓN DEPORTIVA

La vestimenta deportiva .- La vestimenta utilizada se debe adecuar a las condiciones ambientales. En los entrenamientos hay que utilizar prendas deportivas (camiseta y pantalón corto) en caso de temperatura agradable, pero si la temperatura es baja habrá que añadir prendas de abrigo (sudadera, pantalón largo, chándal) adecuándolas a las condiciones de cada momento. En los momentos en que se suspenda la actividad durante un periodo relativamente largo hay que abrigarse hasta reiniciar la actividad. Estas medidas permiten mantener la temperatura muscular elevada con lo que se disminuye el riesgo de lesiones.
         Tras la actividad hay que sustituir la ropa usada por otra seca y limpia, especialmente la ropa interior.

El calzado .- La mayor parte de las actividades deportivas se realizan en posición de pie lo que significa que los pies soportan un gran estrés y se debe prestar una especial atención a su cuidado. Un aspecto fundamental del cuidado de los pies lo constituye la elección del calzado a utilizar en cada momento.
          El calzado de calle debe ser diferente del utilizado en la actividad deportiva y sería deseable que no fuera de tipo deportivo.
          En la actividad deportiva hay que utilizar calzado específico de cada una de ellas (en este caso las botas correspondientes).
          En la preparación física se deben utilizar zapatillas de correr.
          No hay que olvidar la utilización de las chancletas en la ducha para evitar las infecciones por hongos y otros problemas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores